27 de marzo de 2014

Dieta de Protección Gástrica


Esta dieta es la recomendable después de una gastritis, un cólico, una úlcera, un episodio de diarrea o vómitos, un virus intestinal de esos a los que son tan propensos los niños y en definitiva tras cualquier patología leve del aparato digestivo, incluso las que no requieren de atención médica.

Las/los que tenéis niños, seguro que debéis tirar de ella varias veces al año.



También forma parte de la secuencia de dietas de tolerancia, que es la adaptación a la alimentación normal tras haber estado un tiempo en ayunas, por una enfermedad más grave o tras una cirugía, pero esta no es la aplicación que nos interesa.

El objetivo de la dieta blanda es que sea fácil de digerir. No contiene irritantes, es moderada en grasas, y no estimula la secrección gástrica. En otras palabras, es una dieta, que a pesar de ser completa, le da al aparato digestivo el mínimo trabajo, ayudando a su recuperación.

¿QUE ALIMENTOS INCLUYE Y EXCLUYE LA DIETA BLANDA?
Cereales y féculas: se tomarán cereales refinados en forma de pasta, pan blanco o biscottes, arroz,cous cous, papillas de cereales y galletas maria. También patata hervida o al vapor.
Se evitarán los cereales integrales y la bollería.

Carnes y pescados: se tomarán carnes blancas como el pollo o pavo en cocciones ligeras como la plancha, el hervido o el horno. También fiambres magros como el jamón york. En cuanto al pescado, se tomará pescado blanco con las mismas recomendaciones de cocción que para la carne.
Se evitarán las carnes rojas, fibrosas y  los embutidos. También los pescados azules y los mariscos.

Huevos: en principio se pueden tomar huevos pasados por agua o tortilla francesa, aunque en pacientes más delicados se podría introducir primero la clara,  y la yema más tarde según tolerancia, por su alto contenido graso.

Lácteos: se tomarán lácteos preferiblemente desnatados, prefiriendo el yogur natural, el requesón y los quesos frescos a la leche, por ser de más fácil digestión.
Se evitarán los quesos curados. Los postres tipo flanes o natillas suelen estar en la lista de recomendados, personalmente creo que es mejor evitarlos pues contienen gran cantidad de azúcar y grasa, y no va a pasar nada por no tomarlos. En el caso de que se consuman, si son caseros mejor.

Verduras: se tomarán las verduras cocidas o en puré. Los caldos de verduras son también una excelente opción.
Se evitarán los vegetales crudos y las crucíferas (brócoli, coliflor). También se evitará el tomate, aunque sea cocido.

Frutas: se tomarán compotas o fruta cocida. 
Se evitará la fruta cruda, salvo plátanos maduros y frutas no ácidas maduras.

Legumbres: no se tomarán legumbres enteras, pero si son adecuadas pequeñas cantidades en puré y pasadas por el chino para eliminar la piel, o lentejas peladas.

Grasas: suelen ser bien toleradas pequeñas cantidades de aceite de oliva, mantequilla o margarina. Si podemos elegir, la primera elección será siempre el aceite de oliva.

Bebidas: se evitará el café, el alcohol, los zumos ácidos (cítricos, piña), los refrescos gaseosos y el té.
Se optará por el agua, la leche según tolerancia, las infusiones a excepción del té y los zumos como el de melocotón. El café descafeinado podría tomarse, pero si podemos prescindir de él un par de días, mejor.

Otros: se evitará el chocolate y los dulces, las frituras en general, las salsas, los snacks, el picante, los encurtidos, el vinagre, los alimentos muy azucarados o muy especiados y el tabaco.

0 comentarios:

Publicar un comentario